Etiquetas

#MiPrimerAcoso PrimaveraVioleta #24A #AltoALaViolenciaMachista #JuntasSomosMásFuertes #24AMx (1) 10 de mayo (1) 100 (1) 14 de febrero (1) 16 de septiembre (2) 2012 (1) 50 shades of Grey (1) 80's (2) 90's (1) 90´s (2) A Roma con Amor (1) A sangre Fría (1) Abraham Lincoln Cazador de vampiros (1) Abuelo (2) Aburrimiento (1) Acción Global Por Ayotzinapa (1) Adolescencia (1) Aerosmith (2) Agatha Kristie (1) Akasha (1) Alan Rickman (1) amigos (32) amistades (5) AMLO (1) Amor (28) Anime (4) ánime (1) aniversario (1) Anne Rice (4) año nuevo (6) Apagón (1) asesinos en serie (2) Autógrafos (1) Avances (1) Ayotzinapa (1) Banda Caramelo (1) BArrio (1) Barrio Freud (1) Baz Luhman (1) Bebé (3) Björk (1) Blancanieves y el cazador (1) Blog (13) Brad Pitt (1) Brecha generacional (1) Brujas (3) Burlesque (2) Café Tacvba (7) cáncer (1) Canciones (1) Caricaturas (1) Charmed (1) Chismes (1) Chrono Crusade (1) cigarro (2) Cine (32) Código Da Vinci (1) comida (3) comienzos (1) compras (3) Conciertos (11) Coros (1) crepúsculo (3) Cuento (6) Cuentos de Terramar (1) Cumbia Metalera (1) cumpleaños (2) Daniel Radcliffe (1) Deathly Hallows (1) Desayuno en Tiffanys (1) Descanso (1) Desde mi cielo (1) Deseo (1) despedidas (1) día de la independencia (3) día de la mujer (1) Día del maestro (1) dieta (5) divagaciones (77) Diversidad (2) Django (1) Dónde estás hermano (1) donde viven los monstruos (1) Dragón Rojo (1) duelo (2) ejercicio (1) El caliz de Fuego (1) El Gran Gatsby (1) El Hobbit (1) El loco (1) El mesías (1) El profesor (1) El psicoanalista (1) El silencio de los corderos (1) elecciones (1) Elizabethtown (1) Emma Watson (1) Enojo. (2) Escritos (5) Escuela (3) Expendables (1) facebook (1) Familia (30) FB (4) Felicidad (2) Feminismo (3) Fernando Delgadillo (1) FFVII (1) FFXIII (1) fin del mundo. (1) Freud (1) Full Metal Alchimist (1) futuro (1) Gabriel García Marquez (1) garfield (1) Gatos (11) Gays (1) Generaciones (1) género (1) gimnasio (1) Góticos (1) Grey's Anatomy (2) guerra (1) Guerra mundial Z (1) Guns N' Roses (1) gym (1) Hannibal Lecter (1) Harry Potter (2) Hayao (1) Hecho en México (1) Hi5 (1) hijos (2) Hikaru (1) hitchcock (1) Humor (3) Igualdad (1) infancia (2) Intelectuales (1) internet (5) Invierno (1) Ipod (1) Ironman 3 (1) J (1) J. K Rowling (1) Jefe (1) Jhonny Dep (1) John Katzenbach (2) Juguetes (1) Julio Cortazar (1) Julio Cortázar (1) K Rowling (1) kick ass (1) La era del Hielo. (1) Lacrimosa (3) las ventajas de ser invisible (1) Les Luthiers (1) Lestat (2) letras (1) Libros (18) Life of Pi (1) Literatura (1) Lluvia (1) lluvia de estrellas (1) Locura (2) los treinta (2) Lunes (2) Luz (1) machismo (2) Mafalda (1) Mal día (1) mal humor (1) matrimonio (3) Media Noche en París (1) mexico (1) México (2) Milla Jovovich (1) Miyasaki (1) Moral (2) Moulin Rouge (1) Mudanzas (1) Muerte (7) Música (21) Musicales. (2) navidad (6) Nietchze (1) niños (1) Nostalgia (1) Oblivion (1) Ociocidades (10) Orgullo (1) Palma (1) papá (1) paranoia (1) pareja (7) Películas (3) perros (1) Política (10) Polonia (1) Pop (1) premios. (2) Prometeo (1) Prosa (1) Psicópatas (2) radio (1) Rayuela (2) redes sociales (1) regresos (1) religión (1) Renuncia EPN (1) Resident Evil (2) Rio (1) Rita Guerrero (1) Robert Downey Junior (1) Rock (2) Rock of Ages (1) Romeo y Julieta (1) Rozenmaiden (1) Rupert Grint (1) san valentin (1) Sangre (1) Santuario (1) Scott Pilgrim (1) Seguir Siendo (1) series (1) sexo (1) Shakespeare (1) Shakira (1) Simbología (1) Sin city (1) Siria (1) Sombras tenebrosas (1) Soundtrack (1) Steven Tyler (2) Sueños (3) sustentabilidad (1) temores (1) Terremoto del 85 (1) The Boat that Rocks (1) the melancholy death of oyster boy (2) Thomas Harris (1) Tianguis (1) Tigresa del oriente (1) Tilo Wolff (1) Tim Burton (4) Tolerancia (2) Tom Cruise (1) trabajo (5) tráfico (1) Tristeza (7) Truman Capote (1) Twitter (1) Un sueño posible (1) UNAM (2) vacaciones (3) Vampiros (13) veganos (1) viajes (4) Vida (3) Videojuegos (2) Videos (3) Viernes (1) Vilma (1) Vincent (1) Violencia (2) VL2016 (1) Ya me cansé (2) Zócalo (1) Zombieland (1) zombies (1)

sábado, enero 14, 2012

cuento (3)


Al mismo tiempo que decía las últimas palabras, se levantó del sillón. Se acercó lentamente, como midiendo mis intenciones. Supongo que esperaba que tratara de huir. Pero yo estaba cegada por el odio, te odié cn toda mi alma por darle tu sangre a ese ser cínico y despreciable, quizá era efecto de mi furia, pero su rostro antes hermoso, ahora me parecía aterrador, sin vida, pero lleno de odio.
Lo dejé acercarse a mí, si pensaba matarme, no trataría de impedirlo, era mejor la muerte que seguir sintiendo ese dolor inmenso que su historia acababa de causarme. Siete años contigo y tú le diste la inmortalidad a él, me parecía justo que fuera él quien terminara con mi vida, dado que acababa de asesinar mi alma.
Me di cuenta que tenía los ojos cerrados mientras pensaba en todo esto. Cuando los abrí, él estaba a mi lado. Me miró con deseo, pero no era lujuria, era hambre. Se tomó su tiempo como un lobo, me reconoció con su rostro, olfateándome como un animal, me tomó de la cintura con fuerza,y después me besó en la boca salvajemente, sin ningún sentimiento. Salvo quizá odio.
En ese momento sentí miedo poro primera vez. No me asustaba la idea de morir, pero sabía que sería doloroso, él no lo haría rápido, quería que sufriera pues pensaba que esto te lastimaría aún más. Me tomó del cabello con violencia y echó mi cabeza hacia atrás, descubriendo mi cuello. Pensé que me clavaría los colmillos en ese momento, pero no será tan fácil. Sentí un dolor agudo en la garganta, pero su rostro aún seguía sonriéndome maliciosamente, por lo que supe que no se trataba de sus colmillos. Y sin embargo algo tibio empezó a brotar con fuerza de la herida. El maldito me había cortado la yugular con algo, y estaba desangrándome con rapidez. Él comenzó a lamer la sangre que escurría, pero controlando sus ganas de atacarme por completo, pensaba verme morir sin la gracia del placer que produce la mordida, quería que sintiera perfectamente mi propia muerte y no me concedería la posibilidad de llenarme con imágenes tranquilizadoras. Rápidamente sentí mi ropa empapada. Él apenas alcanzaba a beber parte pues la sangre brotaba a chorros. Pensé que me desmayaría pronto y el dolor desaparecería, pero él me hablaba, insistía en mantenerme consciente, clavaba sus dedos en mi espalda, obligándome a sentir, y tiraba mi cabello si mis ojos se cerraban.
No sé cuánto tiempo pasó, pudo ser un minuto, una hora, la muerte llegaba demasiado lento y yo sólo podía pedir que no se retrasara más. Justo en ese momento volví a pensar en ti, y por fin, perdí el conocimiento.
Desperté dos días después en el hospital, sin tener idea de cómo. Me sorprendió darme cuenta de que estaba con vida, el dolor y la debilidad que sentía, eran singno inequívoco de ello. Al abrir los ojos , vi a Daniel a mi lado, durmiendo. Se había quedado ahí durante días. Él me explicó que me había encontrado en la cama, sin conocimiento, pálida como la muerte, mi ropa estaba bañada en sangre, pero no había heridas visibles. Me había desangrado casi por completo, y no lograron encontrar la razón. Pensaron que podía tratarse de un aborto, pero los estudios no revelaron nada, los médicos estaban desconcertados, y apenas lograron salvarme.
Cuando pude mirarme al espejo me di cuenta que estaba muy pálida. Curiosamente, aunque la herida había desaparecido por completo, en su lugar había dos marcas rojas, no parecían abiertas, pero tampoco sanaron nunca.
Mi buena salud me hizo recuperarme rápidamente, pero emocionalmente quedé devastada. El odio que sentía por ti, y la incertidumbre de no saber qué había evitado que ese ser me matara, me afectaron en todos los ámbitos de mi vida. Daniel se esmeraba en apoyarme, pero yo sólo podía pensar en ti.
Poco a poco se fue cansando de cuidarme, de estar, y un día, simplemente dejó de intentarlo.
Su partida fue casi un alivio para mí. Al no tenerlo tras de mí todo el tiempo, pude refugarme en el trabajo, y poco a poco normalizar mi vida, y justo ahora, cuando por fin me sentía ligeramente en paz, apareces de nuevo. No sé qué diablos haces aquí, por qué vuelves mi vida un caos, cada que empiezo a salir adelante.
Después de escucharme, te levantas del sillón, en un movimiento casi gatuno, apareces a mi lado y me abrazas. Con dulzura recargas tu cara contra mi cabello, y susurras en mi oído --- Porque te amo. ¿Quieres saber qué pasó?. Esa noche él me llamó, mientras tú luchabas por tu vida, él me llenó la mente con imágenes de tu muerte, no lo hizo hasta que tu cuerpo estaba bañado en sange y creyó que no podría hacer nada. O quizá esperaba que hiciera lo mismo que con él, que me condenara de nuevo tal vez era su venganza.
Llegué a este lugar más rápdo de lo que jamás lo había hecho antes.
Él ya se había marchado, sintió terror de saber lo que le haría, y se fue, con el conocimiento de que yo tendría que elegir entre salvarte y alcanzarlo.
Cuando entré, apenas respirabas, el olor de tu sangre inundaba el cuarto, no me había alimentado esa noche y me golpeó como un puño. Me invadió un mareo inmenso, y tuve que obligarme a no salir corriendo, conforme el apetito me empujaba a ti.
Mientras me acercaba, mordí mis labios hasta hacerlos sangrar, y te besé la herida para cerrarla. A pesar de la sangre que perdiste tu latido era fuerte y constante, y me invitaba como una melodía. Por un momento me dejé llevar por ese sonido, hasta que un sabor delicioso llenó mis labios. Era como beber el cielo. Mientras la música se escuchaba más y más fuerte los vi. A tu verdugo y a “Él”, el que me robó tu corazón, vi también tu vida, tu amor por mí, y aquella despedida tiempo atrás. En ese momento me di cuenta de lo que estaba haciendo, y te solté. Salí corriendo de la casa, marqué el número de la ambulancia, por la cual Daniel pudo salvarte, y corrí como demente, no sabía hacia donde, no llevaba un rumbo aparente. Corrí casi hasta el amanecer, pero al fin lo encontré. No le di tiempo a explicaciones, no me importaba lo que tuviese que decir, sentía el cosquilleo del amanecer en la piel, y sabá que si no actuaba en ese momento, no lo haría nunca.
Me fui sobre él. Se defendió por supuesto, y nos enzarsamos en una gran pelea, él me mordía, me golpeaba, y trataba de librarse de mí, pero mi furia me hizo sujetarlo del cuello, y no lo solté ni cuando sus huesos comenzaron a crujir, bajo mis dedos. Sentí sus dedos aflojarse en mi brazo, pero sabía que no era suficiente, Con poco esfuerzo en realidad, lo aventé con furia y quedó clavado en la cruz de una pequeña lápida al lado de la carretera.
Me disponía a atacarlo nuevamente, cuando un rayo de sol alcanzó su brazo y lo vi arder. Esto me regresó el sentido y como pude me oculté en una iglesia cercana.
En la noche desperté y salí nuevamente a buscarlo, encontré la cruz rodeada de cenizas y trozos de su ropa, y supe que no había necesidad de buscarlo más, su muerte había llegado.
No me atreví a verte hasta varios días después, me aterraba la idea de haberte matado, pero la culpa me impedía acercarme si estabas débil. Sabía que de ser así, esta vez sucumbiría. Sin embargo, vigilaba a Daniel constantemente, sabía que si iba al hospital era porque seguías con vida.
Al fin, una noche, te vi volver a casa, y sólo entonces, me marché.
Estaba decidido a no volver a verte, a dejarte en paz. Comencé una travesía al Caribe, y pensé en no regresar jamás.-----
Lo que nos regresa a mi primer pregunta. Qué haces Aquí.

3 comentarios:

  1. Me parece un blog realmente interesante, original y fresco. Sigue asi con tus aportes y muchos animos

    ResponderEliminar
  2. Un blog muy interesante, la verdad!
    Tienes talento para escribir!
    sigue así!!!
    un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Muy lindo y bastante original. Me gusta.

    ResponderEliminar

Y ustedes que piensan?