Etiquetas

#MiPrimerAcoso PrimaveraVioleta #24A #AltoALaViolenciaMachista #JuntasSomosMásFuertes #24AMx (1) 10 de mayo (1) 100 (1) 14 de febrero (1) 16 de septiembre (2) 2012 (1) 50 shades of Grey (1) 80's (2) 90's (1) 90´s (2) A Roma con Amor (1) A sangre Fría (1) Abraham Lincoln Cazador de vampiros (1) Abuelo (2) Aburrimiento (1) Acción Global Por Ayotzinapa (1) Adolescencia (1) Aerosmith (2) Agatha Kristie (1) Akasha (1) Alan Rickman (1) amigos (32) amistades (5) AMLO (1) Amor (28) Anime (4) ánime (1) aniversario (1) Anne Rice (4) año nuevo (6) Apagón (1) asesinos en serie (2) Autógrafos (1) Avances (1) Ayotzinapa (1) Banda Caramelo (1) BArrio (1) Barrio Freud (1) Baz Luhman (1) Bebé (3) Björk (1) Blancanieves y el cazador (1) Blog (13) Brad Pitt (1) Brecha generacional (1) Brujas (3) Burlesque (2) Café Tacvba (7) cáncer (1) Canciones (1) Caricaturas (1) Charmed (1) Chismes (1) Chrono Crusade (1) cigarro (2) Cine (32) Código Da Vinci (1) comida (3) comienzos (1) compras (3) Conciertos (11) Coros (1) crepúsculo (3) Cuento (6) Cuentos de Terramar (1) Cumbia Metalera (1) cumpleaños (2) Daniel Radcliffe (1) Deathly Hallows (1) Desayuno en Tiffanys (1) Descanso (1) Desde mi cielo (1) Deseo (1) despedidas (1) día de la independencia (3) día de la mujer (1) Día del maestro (1) dieta (5) divagaciones (77) Diversidad (2) Django (1) Dónde estás hermano (1) donde viven los monstruos (1) Dragón Rojo (1) duelo (2) ejercicio (1) El caliz de Fuego (1) El Gran Gatsby (1) El Hobbit (1) El loco (1) El mesías (1) El profesor (1) El psicoanalista (1) El silencio de los corderos (1) elecciones (1) Elizabethtown (1) Emma Watson (1) Enojo. (2) Escritos (5) Escuela (3) Expendables (1) facebook (1) Familia (30) FB (4) Felicidad (2) Feminismo (3) Fernando Delgadillo (1) FFVII (1) FFXIII (1) fin del mundo. (1) Freud (1) Full Metal Alchimist (1) futuro (1) Gabriel García Marquez (1) garfield (1) Gatos (11) Gays (1) Generaciones (1) género (1) gimnasio (1) Góticos (1) Grey's Anatomy (2) guerra (1) Guerra mundial Z (1) Guns N' Roses (1) gym (1) Hannibal Lecter (1) Harry Potter (2) Hayao (1) Hecho en México (1) Hi5 (1) hijos (2) Hikaru (1) hitchcock (1) Humor (3) Igualdad (1) infancia (2) Intelectuales (1) internet (5) Invierno (1) Ipod (1) Ironman 3 (1) J (1) J. K Rowling (1) Jefe (1) Jhonny Dep (1) John Katzenbach (2) Juguetes (1) Julio Cortazar (1) Julio Cortázar (1) K Rowling (1) kick ass (1) La era del Hielo. (1) Lacrimosa (3) las ventajas de ser invisible (1) Les Luthiers (1) Lestat (2) letras (1) Libros (18) Life of Pi (1) Literatura (1) Lluvia (1) lluvia de estrellas (1) Locura (2) los treinta (2) Lunes (2) Luz (1) machismo (2) Mafalda (1) Mal día (1) mal humor (1) matrimonio (3) Media Noche en París (1) mexico (1) México (2) Milla Jovovich (1) Miyasaki (1) Moral (2) Moulin Rouge (1) Mudanzas (1) Muerte (7) Música (21) Musicales. (2) navidad (6) Nietchze (1) niños (1) Nostalgia (1) Oblivion (1) Ociocidades (10) Orgullo (1) Palma (1) papá (1) paranoia (1) pareja (7) Películas (3) perros (1) Política (10) Polonia (1) Pop (1) premios. (2) Prometeo (1) Prosa (1) Psicópatas (2) radio (1) Rayuela (2) redes sociales (1) regresos (1) religión (1) Renuncia EPN (1) Resident Evil (2) Rio (1) Rita Guerrero (1) Robert Downey Junior (1) Rock (2) Rock of Ages (1) Romeo y Julieta (1) Rozenmaiden (1) Rupert Grint (1) san valentin (1) Sangre (1) Santuario (1) Scott Pilgrim (1) Seguir Siendo (1) series (1) sexo (1) Shakespeare (1) Shakira (1) Simbología (1) Sin city (1) Siria (1) Sombras tenebrosas (1) Soundtrack (1) Steven Tyler (2) Sueños (3) sustentabilidad (1) temores (1) Terremoto del 85 (1) The Boat that Rocks (1) the melancholy death of oyster boy (2) Thomas Harris (1) Tianguis (1) Tigresa del oriente (1) Tilo Wolff (1) Tim Burton (4) Tolerancia (2) Tom Cruise (1) trabajo (5) tráfico (1) Tristeza (7) Truman Capote (1) Twitter (1) Un sueño posible (1) UNAM (2) vacaciones (3) Vampiros (13) veganos (1) viajes (4) Vida (3) Videojuegos (2) Videos (3) Viernes (1) Vilma (1) Vincent (1) Violencia (2) VL2016 (1) Ya me cansé (2) Zócalo (1) Zombieland (1) zombies (1)

jueves, enero 12, 2012

cuento (2)


Él quería conocerme. Tenía que venir a restregarme en la cara, que tú le diste como si nada lo que a mi me negaste rotundamente .
Llegó una noche igual que tú. Sabía que Daniel estaba de viaje, y lo encontré en el mismo sitio en que te encuentras ahora. Pero las circunstancias no podían ser más distintas.
Entré a mi cuarto y su figura pálida estaba sentada, sonriendo ampliamente. Dudo mucho que estuvera tratando de ocultar su naturaleza, por el contrario, él quería que supiera lo que era. Su boca dejaba ver claramente los colmillos que le habías obsequiado, y sus ojos dorados, difícilmente se ven en un mortal.
Conozco lo suficiente de vampiros para saber que esa noche, no había cazado. Sus ojos demostraban ferocidad, y la única razón por la cual no salí corriendo en ese momento, fue porque las piernas no parecían querer obedecerme.
Cuando pude calmarme un poco, me di cuenta de más detalles. Ciertamente era hermoso, en una forma en que ni tú ni yo lo somos. Su cabello rubio y lacio cayendo hasta la mitad de su espalda, la barba de candado perfectamente arreglada, su modo felino de moverse. Junto con su chaqueta de cuero y jeans rotos en un perfecto color negro, era la personificación del Lestat en su época de rockstar, un perfecto vampiro moderno. Aun así, resultaba aterrador, me recordo un lobo, un cazador hermoso y violento a la vez.
También en ese momento noté el anillo que llevaba, “mi anillo”. Creo que en ese momento el corazón dejó de latirme por un segundo. Lo primero que pensé es que él te había atacado, que quizá te lo había robado y en ese momento estabas muerto o malherido en algún lugar. Pero él no parecía un vampiro viejo, podía darme cuenta de eso, y yo ya había visto tus poderes, sabía que no era posible que alguien así te venciera.
Y entonces lo supe.
Como si el ser hubiera estado leyendo mis pensamientos (cosa muy probable) casi en el mismo momento en que llegué a esa conclusión, él se levantó, aún con su sonrisa sádica en el rostro, comenzó a rodearme lentamente, recordandome aún más a un lobo cazando. Pero en vez de lanzarse sobre mí, como creí que haría sonrió aún más, se recargó en la parded y comenzó a hablarme. “Tenía que conocerte” me dijo, "Braulio me ha hablado mucho de ti. Creí que exageraba, pero veo que eres tan hermosa como él te recuerda.Claro que lo que más me dijo de ti lo hizo en silencio, cuando me convirtió en el ser qe ves ahora. Estoy seguro que él no hubiera querido compartirme esos pensamientos, pero su tonto amor por ti lo hace tan vulnerable, que no hay forma de ocultarlo.” -el te convirtió?- y tontamente le dije – Pero si él había prometido...- Él me interrumpió y dijo “Ah sí, esa tonta promesa. Bueno, no esperabas realmente que la cumpliera ¿o si?”. El debió notar el desconsuelo en mi rostro porque comenzó a reirse. “¡Vaya!, parece que sí. Pero si fue my facil convencerlo. Quizá no usaste la técnica correcta. Verás, Braulio es un romántico, no puede estar solo por mucho tiempo, y yo soy justo lo que él necesitaba, alguien que le de sentido a su inmortalidad, un cazador nato que lo mantenga en forma, que lo rete lo suficiente para que no se aburra del mundo. Después de todo, en 400 años parece haber conocido todo, qué podría hacer los siguientes mil.
Pero no llores querida, sé que él te quiere, me lo dijo esa noche en que lo convencí de morderme.” -No estoy llorando repliqué, pero en ese instante noté el sabor de mis propias lágrmas en la boca. Él continuó su historia.
Tenía ya 3 meses visitándome. Supongo que en un principio quería comerme. Nunca he sido una buena persona. ¿sabes? Pero gran parte de mi éxito se debe a mi astucia y poder de seducción; puedo percibir el peligro a una gran distancia. Poco a poco lo atraje y después de un tiempo, su curiosidad pasó a ser franco deseo. En un principio no estaba seguro de que era él, pero hay suficientes películas hoy en día sobre nosotros, y sus constantes visitas nocturnas me revelaron el secreto. Y yo quería eso, así que se lo pedí. Claro que se negó, y me pidió que jamás lo volviera a mencionar. Fue cuando habló por primera vez de ti, y de cómo te había dejado por esa misma razón. También insistió mucho en que debía cambiar mi estilo de vida, ser una buena persona, y ese tipo de tonterías.
Yo soportaba sus sermones, le escuchaba y pretendía entenderlo. No volví a sacar el tema a colación. Pero cambié la estrategia, como dije, es un romántico. Poco a poco me volví su cachorro, cada vez más dependiente de él, el alma descarriada que necesita ser salvada, y él era el héroe que lo haría. Sin embargo para que mi idea funcionara tenía que añadirle un toqueTrágico. Poco a poco me volví más bueno, me arrepentí ante él por todo el daño que había causado. Y confesé cómo esto me provocaba un inmenso dolor.
Fue tan divertido representar este papel. Dejé de comer, dormía lo menos posible, y poco a poco comencé a parecer enfermo. Él por supuesto lo notó, me visitaba diario, me obligaba a a probar las deliciosas cenas que cocinaba para mí, y me hablaba de las maravillas de estar vivo. Si bien ahora sé que no era amor lo que sentía, sino una gran compasión y codependencia, lo aproveché bien.
El final de mi obra tenía que ser total, era un poco riesgoso, pero lo había llegado a conocer lo suficiente para saber que no no fallaría.
Una tarde, poco antes del ocaso, llené la bañera con agua tibia, me despojé de mi ropa, la doblé cuidadosamente y la coloqué sobre el mueble de baño. Encima puse la carta de despedida que previamente había escrito, arrepintiéndome profundamente y decidiendo terminar con mi vida para purgar los pecados cometidos. Me metí en la bañera y disfruté un poco el agua tibia en mi piel antes de tomar la navaja de afeitar.
Sabía que faltaba poco para su llegada. Todo tenía que ser calculado con exactitud. Si él se retrasaba, me desangraría antes de su llegada, si llegaba muy pronto me llevaría al hospital y serían los médicos los encargados de salvarme. No podía fingir, tenía que ser real.
Mientras el pulso me temblaba, me obligué a serenarme y tracé dos cortes profundos, uno en cada muñeca. En un segundo, el agua se tiñó de rojo con la sangre que salía de los cortes, la observé cambiar de color y pensé que no era tan doloroso como imaginaba. Poco a poco comencé a marearme y supe que pronto perdería el conocimiento. Y por primera vez, sentí miedo de que él no llegara. Con mis últimas fuerzas susurré "ayúdame" y después me desmayé.
Lo que ocurrió después son solo conjeturas imagino que le llegó el olor de mi sangre, entró en el baño y me vio, junto con la carta , imagino su culpa. Casi podría verlo si cierro los ojos.
Recuerdo que me hablaba. Su voz sonaba lejana. Quería abrir los ojos pero me sentía muy débil podía sentir su fría piel rozando mi cuerpo mientras me sacaba de la tina y me colocaba en la cama.
Recuerdo su estremecimiento ante el olor de mi sangre. sabía que se debatía entre el instinto y la cordura. Sentí algo tibio en los brazos, y el dolor en las muñecas desapareció, sin embargo la debilidad no.
Cuando parecía que me iba a desvanecer nuevamente, sentí al fin sus colmillos clavarse en mi garganta. El dolor fue mucho mayor que el de la navaja, y sin embargo, era una sensación placentera. Poco a poco, imágenes de mi vida y de todas las personas que maté atravesaban mi mente. Al mismo tiempo escuchaba mi corazón tratando de retener la poca sangre que aun conservaba y el suyo sincronizandose con mis latidos.
Poco a poco, mi pulso bajaba su ritmo mientras el suyo aumentaba y sólo entonces alejó su boca de mi cuello. Me desplomé en la cama pensando que quizá su finalidad era matarme, sentía la muerte llegar cual si fuera una presencia tangible, mi plan, después de todo, había fallado.
Pero entonces, la calidez que había sentido en mis heridas, cayó sobre mis labios regresándome la vida. Sentí el sabor de mi propia sangre en la suya, y como si mi cuerpo la reconociera como propia y quisiera reclamarla, tragó con avidez. Me aferré con una fuerza desconocida e ilógica dada mi agonía y tomé su sangre (mi sangre) de el cuello que él me ofrecía. Nuevamente nuestros corazones se sincronizaban , pero esta vez, fue el mío el que cobraba fuerza con cada trago que daba.
Fue ahí cuando te vi por primera vez, su amor por ti, el dolor de perderte, la culpa por darme lo que a ti te negó, y también ahí supe que serías un peligro.
Finalmente él me alejó de su cuello, se sentó a observarme mientras grandes lágrimas rojas resbalaban por sus mejillas. Pero yo sonreía. Lo había logrado. Sentía mis dientes alargados, mis sentidos alerta de una forma que no conocía, pero por sobre todas las cosas, sentía un apetito voraz.
Me levanté de la cama y fui a su lado, lo abracé y besé en los labios y le dije --- Me salvaste la vida, ahora debes enseñarme lo que sabes. Llévame de caza.---
A partir de ese día, volvió a ser mi tutor, pero esta vez educándome en la inmortalidad, trasmitiéndome sus dogmas, como el alimentarse sólo de escorias sociales, ocultar nuestra natraleza y todas esas tonterías que él considera de vital importancia. Yo una vez más fingí poner atención, pero a sus espaldas, daba rienda suelta a mis poderes.
Sin embargo, él continuaba hablando de ti, la culpa lo comía tanto como el amor, y fue creando una pared entre nosotros. Fuimos distanciándonos. Él se volvió más taciturno, y creo que empezó a sospechar de mis actividades, pues al final, me echó de su vida.
Cuando esto ocurrió me di cuenta de cúanto lo amaba, sentí rabia, impotencia, y juré vengarme con lo que él más ama.
Por eso estoy aquí. Y debo decir que no esperaba un ser como tú. Me dará mucho gusto acabar con tu vida, seguro que tu sangre es de lo más deliciosa.”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Y ustedes que piensan?