Etiquetas

#MiPrimerAcoso PrimaveraVioleta #24A #AltoALaViolenciaMachista #JuntasSomosMásFuertes #24AMx (1) 10 de mayo (1) 100 (1) 14 de febrero (1) 16 de septiembre (2) 2012 (1) 50 shades of Grey (1) 80's (2) 90's (1) 90´s (2) A Roma con Amor (1) A sangre Fría (1) Abraham Lincoln Cazador de vampiros (1) Abuelo (2) Aburrimiento (1) Acción Global Por Ayotzinapa (1) Adolescencia (1) Aerosmith (2) Agatha Kristie (1) Akasha (1) Alan Rickman (1) amigos (32) amistades (5) AMLO (1) Amor (28) Anime (4) ánime (1) aniversario (1) Anne Rice (4) año nuevo (6) Apagón (1) asesinos en serie (2) Autógrafos (1) Avances (1) Ayotzinapa (1) Banda Caramelo (1) BArrio (1) Barrio Freud (1) Baz Luhman (1) Bebé (3) Björk (1) Blancanieves y el cazador (1) Blog (13) Brad Pitt (1) Brecha generacional (1) Brujas (3) Burlesque (2) Café Tacvba (7) cáncer (1) Canciones (1) Caricaturas (1) Charmed (1) Chismes (1) Chrono Crusade (1) cigarro (2) Cine (32) Código Da Vinci (1) comida (3) comienzos (1) compras (3) Conciertos (11) Coros (1) crepúsculo (3) Cuento (6) Cuentos de Terramar (1) Cumbia Metalera (1) cumpleaños (2) Daniel Radcliffe (1) Deathly Hallows (1) Desayuno en Tiffanys (1) Descanso (1) Desde mi cielo (1) Deseo (1) despedidas (1) día de la independencia (3) día de la mujer (1) Día del maestro (1) dieta (5) divagaciones (77) Diversidad (2) Django (1) Dónde estás hermano (1) donde viven los monstruos (1) Dragón Rojo (1) duelo (2) ejercicio (1) El caliz de Fuego (1) El Gran Gatsby (1) El Hobbit (1) El loco (1) El mesías (1) El profesor (1) El psicoanalista (1) El silencio de los corderos (1) elecciones (1) Elizabethtown (1) Emma Watson (1) Enojo. (2) Escritos (5) Escuela (3) Expendables (1) facebook (1) Familia (30) FB (4) Felicidad (2) Feminismo (3) Fernando Delgadillo (1) FFVII (1) FFXIII (1) fin del mundo. (1) Freud (1) Full Metal Alchimist (1) futuro (1) Gabriel García Marquez (1) garfield (1) Gatos (11) Gays (1) Generaciones (1) género (1) gimnasio (1) Góticos (1) Grey's Anatomy (2) guerra (1) Guerra mundial Z (1) Guns N' Roses (1) gym (1) Hannibal Lecter (1) Harry Potter (2) Hayao (1) Hecho en México (1) Hi5 (1) hijos (2) Hikaru (1) hitchcock (1) Humor (3) Igualdad (1) infancia (2) Intelectuales (1) internet (5) Invierno (1) Ipod (1) Ironman 3 (1) J (1) J. K Rowling (1) Jefe (1) Jhonny Dep (1) John Katzenbach (2) Juguetes (1) Julio Cortazar (1) Julio Cortázar (1) K Rowling (1) kick ass (1) La era del Hielo. (1) Lacrimosa (3) las ventajas de ser invisible (1) Les Luthiers (1) Lestat (2) letras (1) Libros (18) Life of Pi (1) Literatura (1) Lluvia (1) lluvia de estrellas (1) Locura (2) los treinta (2) Lunes (2) Luz (1) machismo (2) Mafalda (1) Mal día (1) mal humor (1) matrimonio (3) Media Noche en París (1) mexico (1) México (2) Milla Jovovich (1) Miyasaki (1) Moral (2) Moulin Rouge (1) Mudanzas (1) Muerte (7) Música (21) Musicales. (2) navidad (6) Nietchze (1) niños (1) Nostalgia (1) Oblivion (1) Ociocidades (10) Orgullo (1) Palma (1) papá (1) paranoia (1) pareja (7) Películas (3) perros (1) Política (10) Polonia (1) Pop (1) premios. (2) Prometeo (1) Prosa (1) Psicópatas (2) radio (1) Rayuela (2) redes sociales (1) regresos (1) religión (1) Renuncia EPN (1) Resident Evil (2) Rio (1) Rita Guerrero (1) Robert Downey Junior (1) Rock (2) Rock of Ages (1) Romeo y Julieta (1) Rozenmaiden (1) Rupert Grint (1) san valentin (1) Sangre (1) Santuario (1) Scott Pilgrim (1) Seguir Siendo (1) series (1) sexo (1) Shakespeare (1) Shakira (1) Simbología (1) Sin city (1) Siria (1) Sombras tenebrosas (1) Soundtrack (1) Steven Tyler (2) Sueños (3) sustentabilidad (1) temores (1) Terremoto del 85 (1) The Boat that Rocks (1) the melancholy death of oyster boy (2) Thomas Harris (1) Tianguis (1) Tigresa del oriente (1) Tilo Wolff (1) Tim Burton (4) Tolerancia (2) Tom Cruise (1) trabajo (5) tráfico (1) Tristeza (7) Truman Capote (1) Twitter (1) Un sueño posible (1) UNAM (2) vacaciones (3) Vampiros (13) veganos (1) viajes (4) Vida (3) Videojuegos (2) Videos (3) Viernes (1) Vilma (1) Vincent (1) Violencia (2) VL2016 (1) Ya me cansé (2) Zócalo (1) Zombieland (1) zombies (1)

miércoles, mayo 13, 2015

chocoaventuras en lunes



A estas alturas, creo que mi obsesión con los gatos es bien conocida.
Pues bien, actualmente mis gatos son dos viejitos y una gata adulta de 3 años.
Por motivos que no vienen al caso, compartimos el espacio con otros dos gatos de 3 años y una perrita anciana en este momento de nuestras vidas. Pues bien, aunque todos los gatos son traviesos, la verdad que la mayoría de los míos son tranquilos. Todos excepto la pequeña vaquita de 3 años.
Esa gata es un terremoto, como que no se ha dado cuenta que ya no es más una cachorrita ágil, corre por aquí y por alla, derrumbando todo a su paso.  Como todos los gatos duerme mucho, pero cuando no está durmiendo, está jalándole una oreja a alguien, tirando cosas, correteando al perro, trepada en algún lugar inaccesible, o agazapada en algún sitio esperando que alguien pase para tirarle un zarpazo (normalmente no saca las uñas, es más como una patada, pero a veces se le olvida y puedes llevarte un rasguño).
Es también la más dulce gata que haya conocido nunca. Me saluda con mucha efusividad, me da besitos, pide amor todo el tiempo y es súper platicadora.
Normalmente sus locuras son más causa de risa que de molestia, por ejemplo, estoy acostumbrada ya a que si entro al baño, ella entra atrás de mi, me pedirá algo de amor, y luego irá a hacer pipí, como si yo, (o ella) necesitara compañía para llevar a cabo el cometido.
Si ve una caja, debe meterse en ella, no importa el tamaño, ya sea un six de cervezas, o una caja de pizza, o la caja del calentador que puse en invierno. De hecho, el invierno lo pasó metida en esa caja, escondida, esperando que cualquiera pasara para sorprenderlo.
La noche del domingo, tuve muchísimo trabajo, debía terminarlo para el sábado (sí ya sé) y después de la celebración del día de las madres, me imaginé que me tocaría una noche de insomnio, así que empecé.
En algún punto de la noche, los animales pidieron salir a hacer su ronda nocturna. El lugar en el que vivo es un edificio de grandes bardas, por lo que normalmente los dejó pasear por ahí, nunca salen más allá del patio.
A las 5 am, me di cuenta que terminar esa noche sería imposible, los ojos se me cerraban y debía levantarme a las 8 para ir a mi otro trabajo, así que me rendí y llamé a los gatos. Ella no vino, lo cual me extrañó pues siempre sube en cuanto la llamo, como dije es muy cariñosa y responde cada vez que oye su nombre.
Pero a las 5 am, y llevando 6 horas trabajando sin parar, la verdad que renuncié a la tarea.
Al día siguiente me levanté y terminé mi trabajo, pero cuando después del café de la mañana mis neuronas hicieron sinapsis, me di cuenta que la gata no había vuelto. Mi mamá como siempre hacemos, entró en pánico y bajó a buscarla en pijama, decidí acompañarla pues sabía que si me escuchaba contestaría.
Efectivamente, empecé a oir sus maullidos pero ella no aparecía, así que seguí el sonido, y me llevaron a una pequeña área cerrada por una puertita donde el vecino tiene su lavadora y esas cosas.  La escuchaba, pero no la veía.
Lo primero que pensé es que había quedado atrapada en un bote inmenso que tiene (que en ese momento no sabía está lleno con agua) así que le llamé a mi mamá y le tocamos al vecino con mucha pena y le pedimos permiso para pasarla a buscar, cuando entramos nos dimos cuenta que no estaba ahí. De todo el edificio, su patiecito es la única zona donde la barda es tan sólo de unos dos metros de altura. Supongo  ue para evitar mojar su lavadora, el muchacho colocó un techito de teja dejando un espacio como de 40 cm entre la barda y el mismo.  Y entonces me di cuenta que la gata se había caído ahí.
He escuchado horribles historias sobre gatitos que caen en esa separación y no hay forma de sacarlos y mueren de hambre.  Así que sí, tal vez entré en pánico un poco antes pero qué puedo decir.
Me subí en el lavadero (y luego en una llanta) tratando de ver a la gata, ella estaba un poco desesperada, brincó una vez pero no llegó a la barda, intentamos darle una superficie que le diera más tracción, pero nada, es medio wey. Al final decidí que tenía que entrar por ella, y pensé que la barda no era tan alta, el espacio entre los edificios era de unos 40 cm, así que para salir, seguro podía apoyarme en varias paredes, lo he hecho cientos de veces en Prince of Persia, qué tan difícil puede ser en el mundo real, incluso hay un video de un niñito como de  3 años haciéndolo en internet.
Con bastante trabajo logré pasar y bajar, de ahí sacar a la gata fue cosa fácil, mi mamá la subió y ya todo estaba bien.
Ahora, cuando empecé a subir me di cuenta que no era tan fácil, los zapatos que traía, se resbalaban por completo, y mis brazos tienen la misma fuerza y ancho que los de Bob Esponja.
Hice uso de casi toda mi fuerza y logré subir una buena parte del cuerpo, pero el esfuerzo me causó una migraña fabulosa y no conseguí hacer la última parte que involucraba recargar el pecho sobre la barda.  Así que me volví a bajar y ya estaba muy agitada, así que mi mamá creyó que sufría un ataque de pánico. 
La verdad es que no me daba pánico no salir (sólo pensaba lo ridículo que sería llamar a los bomberos por ello) pero la humedad era bastante y mis pulmones de fumadora no son lo que solían ser, así que sí podía ocurrir que me diera un infarto antes, pero creo que pudo más la sensación de vergüenza, y al final logré trepar, el problema fue, que subí por una esquina y había un cable estorbándome que impedía que diera la vuelta y bajara con dignidad.
Para ese momento el vecino ya había salido y muy amablemente se ofreció a cacharme, así que bajé completamente de cabeza, pero él perdió el equilibrio y al jalarme me raspé todo el cuerpo y me golpee la rodilla, y fue un milagro que no acabáramos ambos en el suelo.  
Así que al final, acabé toda magullada y con muy poca dignidad, llena de moretones pero con la gata a salvo.
Debo admitir que casi nunca me pasan cosas así, pero cuando me pasan, me pregunto cómo es que algunas personas reaccionan ante las adversidades y problemas corriendo por su celular. Nunca pensé en ello, y ahora en retrospectiva, creo que lejos de convertirse en un video heroico, hubiera ido a parar a las cosas graciosas en internet. Así que mejor lo dejamos así. 
Mi gata se recuperó de la experiencia traumática con rapidez, un par de horas más tarde ya quería largarse de nuevo, en cambio yo, sigo con dolor de cuerpo y me niego a abrirle la puerta hasta que tape el hoyo

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Y ustedes que piensan?