Etiquetas

#MiPrimerAcoso PrimaveraVioleta #24A #AltoALaViolenciaMachista #JuntasSomosMásFuertes #24AMx (1) 10 de mayo (1) 100 (1) 14 de febrero (1) 16 de septiembre (2) 2012 (1) 50 shades of Grey (1) 80's (2) 90's (1) 90´s (2) A Roma con Amor (1) A sangre Fría (1) Abraham Lincoln Cazador de vampiros (1) Abuelo (2) Aburrimiento (1) Acción Global Por Ayotzinapa (1) Adolescencia (1) Aerosmith (2) Agatha Kristie (1) Akasha (1) Alan Rickman (1) amigos (32) amistades (5) AMLO (1) Amor (28) Anime (4) ánime (1) aniversario (1) Anne Rice (4) año nuevo (6) Apagón (1) asesinos en serie (2) Autógrafos (1) Avances (1) Ayotzinapa (1) Banda Caramelo (1) BArrio (1) Barrio Freud (1) Baz Luhman (1) Bebé (3) Björk (1) Blancanieves y el cazador (1) Blog (13) Brad Pitt (1) Brecha generacional (1) Brujas (3) Burlesque (2) Café Tacvba (7) cáncer (1) Canciones (1) Caricaturas (1) Charmed (1) Chismes (1) Chrono Crusade (1) cigarro (2) Cine (32) Código Da Vinci (1) comida (3) comienzos (1) compras (3) Conciertos (11) Coros (1) crepúsculo (3) Cuento (6) Cuentos de Terramar (1) Cumbia Metalera (1) cumpleaños (2) Daniel Radcliffe (1) Deathly Hallows (1) Desayuno en Tiffanys (1) Descanso (1) Desde mi cielo (1) Deseo (1) despedidas (1) día de la independencia (3) día de la mujer (1) Día del maestro (1) dieta (5) divagaciones (76) Diversidad (2) Django (1) Dónde estás hermano (1) donde viven los monstruos (1) Dragón Rojo (1) duelo (2) ejercicio (1) El caliz de Fuego (1) El Gran Gatsby (1) El Hobbit (1) El loco (1) El mesías (1) El profesor (1) El psicoanalista (1) El silencio de los corderos (1) elecciones (1) Elizabethtown (1) Emma Watson (1) Enojo. (2) Escritos (5) Escuela (3) Expendables (1) facebook (1) Familia (30) FB (4) Felicidad (2) Feminismo (3) Fernando Delgadillo (1) FFVII (1) FFXIII (1) fin del mundo. (1) Freud (1) Full Metal Alchimist (1) futuro (1) Gabriel García Marquez (1) garfield (1) Gatos (11) Gays (1) Generaciones (1) género (1) gimnasio (1) Góticos (1) Grey's Anatomy (2) guerra (1) Guerra mundial Z (1) Guns N' Roses (1) gym (1) Hannibal Lecter (1) Harry Potter (2) Hayao (1) Hecho en México (1) Hi5 (1) hijos (2) Hikaru (1) hitchcock (1) Humor (3) Igualdad (1) infancia (2) Intelectuales (1) internet (5) Invierno (1) Ipod (1) Ironman 3 (1) J (1) J. K Rowling (1) Jefe (1) Jhonny Dep (1) John Katzenbach (2) Juguetes (1) Julio Cortazar (1) Julio Cortázar (1) K Rowling (1) kick ass (1) La era del Hielo. (1) Lacrimosa (3) las ventajas de ser invisible (1) Les Luthiers (1) Lestat (2) letras (1) Libros (18) Life of Pi (1) Literatura (1) Lluvia (1) lluvia de estrellas (1) Locura (2) los treinta (2) Lunes (2) Luz (1) machismo (2) Mafalda (1) Mal día (1) mal humor (1) matrimonio (3) Media Noche en París (1) mexico (1) México (2) Milla Jovovich (1) Miyasaki (1) Moral (2) Moulin Rouge (1) Mudanzas (1) Muerte (7) Música (21) Musicales. (2) navidad (6) Nietchze (1) niños (1) Nostalgia (1) Oblivion (1) Ociocidades (10) Orgullo (1) Palma (1) papá (1) paranoia (1) pareja (7) Películas (3) perros (1) Política (10) Polonia (1) Pop (1) premios. (2) Prometeo (1) Prosa (1) Psicópatas (2) radio (1) Rayuela (2) redes sociales (1) regresos (1) religión (1) Renuncia EPN (1) Resident Evil (2) Rio (1) Rita Guerrero (1) Robert Downey Junior (1) Rock (2) Rock of Ages (1) Romeo y Julieta (1) Rozenmaiden (1) Rupert Grint (1) san valentin (1) Sangre (1) Santuario (1) Scott Pilgrim (1) Seguir Siendo (1) series (1) sexo (1) Shakespeare (1) Shakira (1) Simbología (1) Sin city (1) Siria (1) Sombras tenebrosas (1) Soundtrack (1) Steven Tyler (2) Sueños (3) sustentabilidad (1) temores (1) Terremoto del 85 (1) The Boat that Rocks (1) the melancholy death of oyster boy (2) Thomas Harris (1) Tianguis (1) Tigresa del oriente (1) Tilo Wolff (1) Tim Burton (4) Tolerancia (2) Tom Cruise (1) trabajo (4) tráfico (1) Tristeza (7) Truman Capote (1) Twitter (1) Un sueño posible (1) UNAM (2) vacaciones (3) Vampiros (13) veganos (1) viajes (4) Vida (3) Videojuegos (2) Videos (3) Viernes (1) Vilma (1) Vincent (1) Violencia (2) VL2016 (1) Ya me cansé (2) Zócalo (1) Zombieland (1) zombies (1)

martes, abril 26, 2016

#MiPrimerAcoso PrimaveraVioleta #24A #AltoALaViolenciaMachista #JuntasSomosMásFuertes #24AMx

Sobre el hasthag #MiPrimerAcoso
Regresando a la realidad de la vida, esa que se te cuela por debajo de la puerta mientras intentas ser feliz evadiéndote con la música.
A mi regreso algo a lo que no pude asistir fue al Marcha Vivas nos queremos #24A Mx, pero me encantó ver que muchísimas mujeres sí lo hicieron.
También me sorprendió, aterró y enojó horrible, leer los testimonios de acoso que sufren las mujeres, normalmente desde niñas, y que a veces aumentan con la edad, sin importar si son lindas, feas, gordas, delgadas, femeninas, andróginas, heterosexuales, lesbianas, bi, ni nada, simplemente, por el hecho de ser mujeres.
Y decidí unirme aunque tarde a contar la experiencia de mi primer acoso, no estoy segura de que fuera el primero, quizá alguno de mi infancia temprana fue borrado, pero fue el primero que recuerdo, y es que en ese momento, no me ofendió, tendría yo no más de 11 años cuando en la calle un tipo le gritó suegro a mi papá mientras caminábamos, como a muchas niñas en la vida, a mí ya me urgía crecer y pensé que quería decir que ya estaba grande, primer error, pensar que a las mujeres se nos acosa por nuestras curvas o nuestros físicos, y no por una cuestión de poder. Ese fue el primero, pero lamentablemente no fue el último y muchas veces he sido cuestionada por amigos, amigas y familiares por mi forma de vestir, pues siendo honestas sí, siempre me ha gustado vestirme femeninamente y las faldas y tacones y maquillaje, y disfraces escandalosos, segundo error, salvo en contadas ocasiones, jamás me he vestido para un hombre, lo hago porque me gusta lo que miro al espejo, y quizá es parte también de esta cultura que me tiene rebasada y pienso que debo hacerlo, pero aun así, es una cuestión de gustos personales, no de que otros lo aprueben.
En la secundaria aprendí que si de mí vestimenta se trataba, estaba jodida, el uniforme en primero de secundaria eran pants y sudadera azul marino, eso no impidió que un tipo en la calle, me atacara por atrás para plantarme un beso.
Esas son las que dan coraje por lo inseguro de las calles, como la vez que en Guadalajara ya más grandecita, en el mercado corona mientras paseaba con TODA mi familia un sr me metiera la mano de frente, y cuando yo, envalentonada por no ir sola le plante un golpe, él se hiciera el ofendido y me dijera que qué me pasaba.
O cuando apenas con 12 años, un exhibicionista se masturbara frente a mi en los viveros y corriera cuando se lo conté al profesor del curso de verano, evento que se repetiría alguna vez en el microbús o el metro.
O como en la fiesta de mi amiga en la que me disfracé de Poison Ivy, un tipo me diera una nalgada y yo no dijera nada para no armar un escándalo en su casa, y algún amigo me dijera pues que esperabas con esos disfraces.
O como cuando siendo una miniadolescente, mi novio me dijera que quería que le tocara el pene porque quería que creciera, o el hermano de mi amiga intentara propasarse conmigo y cuando le dije que no, me retirara el habla para siempre.
Está la vez de la facultad de química donde a mí y otra amiga nos agarraron el trasero, o una vez en la que un tipo en un auto se lo hizo a otra amiga.
De los “piropos” ni hablar, son  cosa del diario, aunque confieso que en los últimos años, he aprendido a no vestirme tan provocativamente, porque ya no tengo ganas de pelear. Eso no ha impedido que aun con pants, algunos tipos gritaran cosas soeces mientras pasaba.
Pero están los otros, los que no sentimos como ataque, o minimizamos, hasta que nos damos cuenta de que en realidad hemos normalizado tanto la violencia que las decimos y hacemos sin darnos cuenta, las que pasamos por alto porque el miedo y la confusión no nos deja actuar.
Como cuando tu amigo abusa de tu amiga porque se emborracharon, y aunque sabes que es un acto terrible, decides guardar silencio, no hacer más ruido del necesario, o peor (que en este caso no fui yo) seguir siendo su amigo, y hasta buscar justificaciones, como el que ella no tuvo cuidado.
O cuando una amiga tuya es encerrada por un chico en un auto  durante un rato sin dejarla salir, hasta que el terror y enojo en su cara eran evidentes.
Como cuando ves una pelea entre novios y tienes miedo de intervenir, porque no sabes si al final te irá peor a ti, o a la pobre cuando se vuelvan a quedar solos.
Como cuando tu ex que te maltrató  psicológicamente o físicamente durante años,  sigue siendo ante los ojos de los demás un buen amigo, porque el daño no se le inflingió a ellos, o peor, porque responsabilizas a la persona que lo aguantó, fue una decisión propia.
De la misma forma que las personas que venden su cuerpo de alguna forma son responsabilizadas, sin pensar en si el chip lo traemos insertado desde el nacimiento, y cambiarlo es mucho más difícil de lo que parece.
Ya lo dije en otro post, me falta mucho por cambiar, yo misma estoy inmersa en esta cadena de violencia, y es una lucha diaria interna, por eso agradecí también los post, de los chicos que hablaron de su violencia, de la que sin saber o quizá sin querer ver, han ejercido durante mucho tiempo, a pesar de que yo sé, que son buenas personas.  Porque sé que ellos intentan, igual que yo, entender, cambiar, mejorar,  pues esto es como una adicción en la que un día a la vez, se va procurando ser mejor, evitar las palabras que sabemos que son dañinas, las que nos enseñaron desde que nacimos y las que los medios refuerzan diariamente.
Es tanta la violencia, que aún ahora, al compartirlo, me di cuenta de que hay personas con las que me avergüenza terriblemente que sepan lo que he vivido, y dudé si debía evitar compartirlo en Facebook. Así de mucho nos enseñan a sentirnos culpables. 
Esto es algo a lo que le falta mucho, y si tú eres una de esas personas intentándolo, mereces mi admiración y respeto, hasta el día en que las personas podamos salir a la calle y sentirnos seguras, ya sea con minifalda o pijama, ya sea siendo Mujeres, hombres, trans, o lo que nos venga en gana, la lucha deberá seguir.  
Gracias mujeres por dejarse oír, gracias a aquellos hombres, que luchan a nuestro lado contra sí mismos y una sociedad normalizadora de la violencia de género.

Ojalá, muchas personas más, puedan darse cuenta de que el acoso no está bien, que debemos combatirlo, y si es necesario mil marchas más, que tengamos el valor de hacerlo. 

De música y viajes

Esta semana fue de Locura, escribo hasta hoy, porque necesitaba algo así como 15 horas de sueño para reponerme, mi cabeza está llena de imágenes de sonidos de gente nueva.
Comenzamos el lunes, mi día de descanso se fue al traste preparando todo para el viaje a un congreso sobre psicología y sexualidades.  
El martes aun un poco corriendo tuve la visita de mi amiguita Ana y nos dio tiempo de chismear un poco antes de correr a casa de la sis y luego al Foro para poder ver por fin a los Guns N’Roses.
Mucha expectativa tenía yo en mi corazoncito, mucha gente ahora odia a Axl y con razón, pero para mí la música siempre ha sido y será un viaje por la vida, hay sonidos que me llevan a lugares del pasado, notas que me causan recuerdos felices o dolorosos y para qué negarlo, Guns es sin duda parte de ese soundtrack con muchísimas de sus melodías.
Nada más salir de casa de la hermana supe que había equivocado el atuendo, después de días maravillosos de primavera, el frío y la lluvia volvieron a esta ciudad gris.
Estuvimos sentadas en el foro  un rato, hasta que poco antes de que los teloneros salieran una lluviecita molesta se desató. Cuando salió The Cult al escenario, la lluviecita se volvió una pinche lluvia del asco y corrimos a refugiarnos heladas a la zona de baños.  Quería ver a esa bandita, sonaban chido y neto estaba considerando hacerlo cuando muchísima gente se metió ahí donde estábamos, luego descubrí que fue porque había hasta granizado, pero nada más terminaron de tocar y con ellos se fue la lluvia, aún muertas de frío nos acercamos  a la multitud.
No me arrepiento de mi inversión. No sé qué orden tuvieron las canciones, sólo sé que tocaron básicamente todo lo que podría haber pedido, sé que muchos igual que yo sufrieron un poco por la ausencia de Don’t Cry, pero que muchos otros lo agradecieron, Welcome to the Jungle, Civil War, Patience, November Rain, Live and Let Die, Knocking on the Heavens door, Coma, Stranged, It’s so easy, Chinese Democrasy, Double Talkin’ Jive, You could be Mine, Rocket Queen, Attitude, This I love (que debe ser la única canción que me gusta del Chinese Democracy), el tema del padrino, Sweet Child of Mine, Better, Night train, Paradise city, the seeker y Wish you were here instrumental.
3 Horas seguidas de gritar, bailar y cantar, con un Axl que sí, está gordo, y sí, parece primo de Alfredo Palacios, y que, con una pierna rota, tuvo que cantar sentado, ya que, por algunos los años no pasan, se quedan.
Pero la voz sigue ahí, Duff  igual que pasaba con Joe Perry, les dice a todos, fíjense cómo se envejece con gracia, y Slash, que aunque está más gordo y quizá más feíto (nunca fue particularmente guapo), sigue con una presencia increíble para mí, enamorándome con sus notas y causándome esa pequeña punzada al pensar en cierto parecido molesto.
No sé si fue el mejor concierto al que haya ido, lo dudo, pero sé que canté y bailé y grité hasta que no pude más, que al salir moría de hambre y cansancio y que por primera vez en muchos días, me pude dormir sin problemas.
El miércoles fue madrugar para salir a Veracruz, después de dos años de no tocar un carro, el reto era grande, un auto rentado, una ciudad desquiciada y una carretera desconocida, más la seguridad de 3 personas y mucha mercancía.
Aterrada, a pesar de superar la primera prueba (con el coche del papá de mi hermana), la segunda, (llevar el auto de donde lo rentamos a la  condoneria) y subir todo al auto, salir de Coyoacán me tomó como 10 minutos, el asiento mal acomodado y los nervios provocaron que se me apagara 3 o 4 veces el coche.
Me dije a mí misma que era cuestión de acomodar el asiento, que lo había hecho chido el lunes y un rato antes, y me decidí. Logramos salir de ahí, tomar Churubusco y el resto fue mucho mejor. Aún así tomar la Zaragoza, lidiar entre combis y micros, y una calle sin rayas divisorias de carriles, fue toda una experiencia, en mi pueblo lo que sea de cada quien, no manejaban tan mal. Nos perdimos antes de puebla, y tardamos un rato en atravesar la ciudad debido a las reparaciones, pero una vez que lo logramos, todo mejoró. A pesar de la polvareda, el granizo, la lluvia, el cansancio, un par de pedazos con tráfico y accidentes, logramos llegar vivos y sin anécdotas chistosas a Veracruz, cenamos rico, y caminamos por el puerto, conscientes de que quizá sería el único día que podríamos hacerlo. Teníamos razón.
Los siguientes tres días fueron de mucho trabajo, conferencias interesantes, más trabajo, y comida donde se pudo, un dolor de garganta se instaló en mi organismo,  y ya no se fue, pocas horas de sueño, pero muy enriquecedor, y sobre todo una oportunidad de conocer mejor a algunas personas que ya comenzaban a caerme bien y no me defraudaron, y otras a quien nunca había visto pero resultaron muy agradables.  Terminamos la semana creo yo que haciendo un buen papel y por fin emprendimos el regreso.
De Veracruz a Puebla todos mis miedos automovilísticos se habían desaparecido e hicimos un gran tiempo, a pesar del cansancio disfruté mucho el viaje, de Puebla a México es otra historia, que pinche miedo las curvas, jamás me había enfrentado a un terreno así, y aunque quizá lo hice más lento y precavidamente que muchos otros, creo que me siento súper orgullosa de mi, por haberlo logrado.
Por desgracia eso nos retrasó, y llegando al Vive Latino nos perdimos a Goran Bregovic, nos sentamos un momento a ver a Cultura Profética pero luego mejor nos fuimos a dar la vuelta.
Regresamos eso sí a Escuchar a Of Monsters and Men, una banda que apenas conozco pero que me parece increíble, me enamoré del baterista y un poco de la vocalista que es como una muñeca, sus voces y notas son hermosas y estuve feliz bailando y gritando.
Después tratamos de movernos al otro lado del escenario  pues luego de Café Tacvba tenía toda la intención de correr a ver a Rock en tu idioma sinfónico, pero aquello se atascó. Sin duda una pare de mi siente mucha felicidad saber que Los tacvbos zona hora una banda que todos adoran, pero otra parte de mi odia un poco que la mitad de esas personas sólo estén ahí por  canciones, y que por supuesto no tocaron porque esta ocasión se trataba de festejar el álbum Avalancha de éxitos, así que los que sí somos fans, bailamos con Chilanga Banda,  Metamorfosis, no controles, Alarmala de Tos, Ojalá que llueva Café, Loco y disfrutamos tranquilamente perfidia, mientras que los demás pues sólo se prendieron con un par, o cuando al terminar siguieron con las flores, el baile y el salón, la ingrata, el fin de la infancia, y chilanga Banda. Mientras un imbécil en perfidia les gritaba que cantaran, y otros estúpidos les chiflaban a la tribu Yaqui por dar un discurso, cosa que me enfurecía, yo encontré hermoso su vocho de lentejuelas, que ahora subieran a niñitos durante chilanga banda, a Rubén que se veía feliz, y mucho menos pacheco que en el aniversario del Re, Y sí, Vicentico tratando de cantar ojalá que llueva café fue un poco vergonzoso, pero la verdad como tdosos los conciertos de Cafeta, lo disfruté, me acabé la poca voz que me quedaba, y soporté los 50 minutos haciéndome pipí que por desgracia me provocaron la única chela que decidí tomarme.
Al final, tuve que correr al baño y ya no ver a Rock en tu idioma, y sólo regresamos para el cierre con Prodigy, una gran banda de la que sin duda nunca he sido fan, pero que bien podría serlo, no importando que sólo conociera dos canciones, grité, bailé poquito pues a estas alturas los pies ya parecían tener agujas clavadas en mis pies, y grité. Tomé fotos y vi a mi hermana ser feliz.
Desúés de eso, la caminata, el cansancio, una torta de tamal porque moríamos de inanición, y por fin, mi cama.
No recuerdo haber hecho tanto en tan poco tiempo desde hace mucho, un amigo me decía, “y dices que tu vida es aburrida” Pues sí, ojalá estas semanas se dieran más veces al año, ojalá tuviera la dicha de escuchar tantas bandas, viajar, conocer personas, como una constante, pero por desgracia no siempre es así, Así que atesoro estos momentos muchísimo y disfruto incluso la factura que el cuerpo me pasa tras ellos.
Además, el radio va cada vez más padre, y me divierto tanto haciéndolo, que creo que mis endorfinas están por las nubes estos días.

Ojalá pronto pueda vivir nuevas experiencias así. La neta, me la pasé suuper chido y por primera vez en mucho tiempo, disfruté sentirme estresada y ansiosa. 

martes, marzo 29, 2016

Divagaciones en martes

Sin duda hace unos años sentí que estaba completamente rota.
Cuando él se fue, pensé durante mucho tiempo que nunca volvería a amar en la misma forma, y puede que sea así.
No sólo se rompió mi corazón, sino también, mi alma, mi autoestima y mi confianza, en mí misma y los otros.
La sensación de vacío era inmensa, y el dolor parecía que no disminuiría nunca. Me pregunté si sería capaz de olvidar y perdonar. Pero no veía una manera de lograrlo.
Y sin embargo, lo hice, todo, sobreviví y pegué los pedazos rotos de mi corazón, me reinventé, crecí y salí a flote, sin duda no sola, sino con la ayuda de personas que verdaderamente me querían.
He aprendido de mis errores, y creo que haré muchas cosas distintas la próxima vez, pero si de algo estoy segura es que no dejaré que el miedo me venza. Estoy lista y dispuesta a arriesgarlo todo de nuevo por la persona adecuada, cuando esta se aparezca.
A veces extraño la sensación, ya no la persona.  Recuerdo las mariposas, la emoción, la espera. Sin duda estar enamorada y ser correspondida es una de las mejores sensaciones en la vida.
Sin embargo, aunque, espero haya una persona que sea capaz de compartir esto, y de arriesgarse en la misma medida que yo. No estoy a la venta.
Contra todo pronóstico me siento a gusto conmigo, y me gusta bastante la persona que me mira desde el espejo. Aún  hay cositas que quiero mejorar, pero  creo que he empezado a trazar el camino hacia lo que deseo y cada vez más lejos de lo que no quiero.
Y por eso, sé que encontrar un par, será difícil.
No busco un hombre que quiera cambiarme, ni un proveedor que quiera meterme bajo su ala.  
No creo en palabras huecas, ni hechos aislados,  y definitivamente, no me quedaré donde no me quieren.
Si quieres jugar, puedo jugar también, pero no te extrañe que me aburra antes que tú, y  siga mi camino. Sé lo que quiero y no me entretendré demasiado en algo más.
La persona que quiera estar conmigo ahora debe ser valiente, capaz de arriesgarse en la misma medida, de enfrentarse a mis demonios que son muchos, y valorar mis cualidades que tampoco son pocas. 
No sé si existirá un para siempre en mi vida, ya no lo veo así, pero  el ahora debe ser un compromiso real, con la capacidad de renovarse día a día.
Sé que cuando me enamore de nuevo, será por completo otra vez, que seré detallista, y amorosa, y quizá también un poco exigente, porque estaré dispuesta a no dejar que mi miedo se interponga en mi capacidad de sentir, por eso quien me ame, debe estar dispuesto también.
Y aunque a veces me siento sola, no sacrificaré mis exigencias, no me conformaré con alguien que no me estimule en todos los sentidos, sólo por sentirme acompañada.
Mi amor no está en venta, y no se rendirá por desesperación, esperaré lo que tenga que esperar, y si acaso puedo ser muy obvia en demostrar que considero una persona tiene el potencial de convertirse en alguien especial, también será evidente cuando simplemente deje de interesarme. No soy alguien que de alas a lo tonto, si no me gustas, también será evidente y no me gustaría que perdieras el tiempo.
Y existen personas en este mundo que me encantaría se dieran cuenta que los considero especiales, que podrían sin duda llegar a ganarse mi corazón, pero entiendo que la química no se decide, simplemente ocurre, y no siempre en ambos sentidos, y que es mejor, seguir caminando y buscar alguien que de hecho la comparta.
El amor es otra cosa, el amor es una decisión, pero la química no se puede negar, existe, te atraviesa cuando esa persona te mira, te llama o incluso te envía un mensaje, te invade de inmediato. Y para mí, es indispensable que exista, para poderme enamorar. No creo en la falta de tiempo, sino en la falta de ganas, y si cualquier actividad es más emocionante que estar con alguien, sin duda, ese alguien no es lo suficientemente interesante.

Ojalá algún día encuentre alguien que quiera estar conmigo en la misma medida que yo con él, Ojalá alguna vez, aprenda a ser directa y poder decir las cosas con claridad, ojalá también sea capaz de decir, “atrévete, que yo sé que valdrá la pena” 

martes, marzo 01, 2016

Nuevo proyecto

Esta semana estoy un poco emocionada, o un mucho porque empezamos nuevo proyecto, una pequeña estación de radio virtual, la idea es hacer algo diferente a lo que se escucha en radio comercial y si bien abarcará distintos temas y géneros de música, esperamos puedan conocer música interesante y que no sea lo típico que se escucha por todos lados.
Por ahora creo que sólo la escucha mi hermana y quiá mi mamá (jejejejeje), pero pues ojalá más personas se animen, les dejo el link aquí abajo así como en el panel latral del blog, por el momento las transmisiones son dependiendo el tiempo que tengamos, pero al menos todos los lunes y martes a las 20:00 hrs de México pueden escucharme. También pueden seguirnos en la pagina de Facebook. www.facebook.com/inmemoriamradio y de esa forma enterarse de las transmisiones. 
La dirección para escuchar es http://inmemoriam.listen2myradio.com y cuanta con un pequeño chat para que también puedan dejar sus comentarios. Si nos recomiendan nos harán un inmenso favor. 

martes, febrero 23, 2016

Stinky

Hasta ayer no había publicado nada de su enfermedad.
No quería sentirlo real, no quería admitir que el miedo me estaba invadiendo. Pero al final, no pude hacer otra cosa, necesitaba sacarlo de alguna forma.
Hoy, un miembro más de mi familia gatuna ha partido a otro lugar. Uno de los más jóvenes, el pequeño Stinky,  tan sólo tenía 3 años, y viviendo conmigo aún menos, pero en ese tiempo supo ganarse todo mi afecto.
Aún no sé qué pasó. Y probablemente no lo sabré con certeza, son gatos de departamento, confinados a un espacio seguro donde no haya carros peligrosos, adversarios agresivos, o espacios entre edificios que representen mis miedos.  A pesar de todo, la muerte logró colarse.
Conocí a Stinky hace 3 años en una visita a México, una pequeña bola de pelos, con ojos aules como el mar de Cancún, su patrón de punto de foca (siamés) se veía extraño por las malas condiciones de su pelo, era como esos cuyos despeinados, pero en gato, una cosa minúscula de un par de meses.
Mi mamá lo recogió en la calle, apenas un montón de pellejo y pelo sobre una masa de huesos, visitó varios veterinarios sin éxito pues el bichito no comía apenas y no ganaba peso ni estatura, Stinky le puso porque olía a rayos constantemente.  Aún así, se mantenía comiendo lo mínimo y dormía acurrucado en una canastita de lo más cursi que no sé de dónde salió.
Cuando lo revisé, noté que la peste venía de su boca, dos semanas de antibiótico lo transformaron, creció hasta convertirse en un hermoso gato de más de 4 kilos, que físicamente era un constante recordatorio de una de sus predecesoras Gala, pero nunca estuvo muy seguro de su papel, y mantuvo ese pelo despeinado, y raro que lo hacía parecer más asustado de lo que estaba.
No tenía idea de cómo jugar, o ronronear, sentía una devoción extrema por mi madre, que a pesar de que hemos tenido gatos amorosos, era más parecida  a la que su perra (fiel como una  sombra) siente por ella. Dormía encima de ella, literalmente, si podía acurrucarse en el espacio entre su pecho y su cabeza lo hacía. No era muy bueno en el arte de acicalarse. En realidad, fuera de su pequeño maullido agudo, el cual usaba para llamar con desesperación si acaso algo lo agobiaba, y de que era un asiduo fiel del arenero, no era mucho un gato, más bien pasaba un par de ratos con la perra que siempre adopta las crías que llegan como propias.
Cuando me regresé a casa, Merlot fue la encargada de devolverle un poco de ese instinto, compañeros de edad, ella lo buscaba y lo perseguía para jugar, a veces consiguiéndolo, otras terminando enojada por la brusquedad del minino. Pero  al fin aprendió algunas cosas de gato.
Celoso en extremo de otros gatos y del compañero de mi madre, siempre la vigilaba.

Y hoy, ya no vamos a verlo más por aquí, y yo tengo el corazón destrozado, por él y por mamá, que sé que ha perdido mucho más que un gato.
Aquellos que nunca han sentido este cariño, y este dolor, no entenderán lo que significa dejar ir a uno de tu manada.
Cada uno de mis gatos, son pequeños pedacitos de mi corazón que caminan por ahí, dando maullidos y gestos de amor que no  son explicables.
Y, cada pérdida se lleva ese pedacito con él.
Cuando ejercía, mis pacientes eran tb pequeños pedacitos de mi dedicación y esfuerzo, de mi pasión por la carrera, cada que uno se iba, un pedacito de ella se perdía. Y por eso un día decidí que no podía más.
Mis colegas más allá de su cariño por los animales, de su dedicación y esfuerzo, poseen una fuerza que no podría explicarles, pero de la cual yo carezco. El poder amar tanto su profesión, y no sentir que se les va la vida después de un día de casos difíciles, es algo que yo nunca logré tener.
Por eso ahora permito que ellos, hagan lo que mejor saben, y yo me limito a seguir amando a cada una de esas bolas de pelo que se atraviesan en mi camino, algunas estacionándose en casa, otras sólo de paso.  Y amaba a Stinky, aunque nunca supe si él me quería un poquito. Era muy serio y sólo a veces me buscaba.  Pero cuando lo hacía, recargaba su cabeza en mi, y si no lo acariciaba me daba golpecitos con ella.
Y lo voy a extrañar,  pienso en que toda la dinámica de la manada cambiará con su partida, en que mi pobre Merlot no tendrá más a su compañero de juegos, o mi mamá a su enamorado eterno,  y yo, al señor seriedad cuyo cariño traté de ganarme a toda costa.
Adiós Stinky espero tu corta estancia por este mundo haya sido feliz, mucho más de lo que habría sido si no te hubieras atravesado en el camino de mamá. Aquí te vamos a extrañar siempre y ns dejas un gran vacío.

Y a ti, ese que sé que hizo todo por él, gracias, no sólo  por hoy, sino por los últimos 16 años, te quiero con el alma y te agradezco ser mi mejor mejor amigo, y ser un gran profesionista, siempre te admiraré por ello y el corazón tamaño XL que tienes.